El ser humano siempre se ha caracterizado por la necesidad de clasificar y clasificarse. Pregúntenle si no a Aristóteles. Posiblemente esa necesidad, si me permitís, innata de clasificar y ordenar…