Comenzar con buen pie una clase es un aspecto que todos los docentes debemos tener muy en cuenta. Suena el timbre o la sirena y es la señal del comienzo…

5 consejos para empezar con buen pie una clase.

5 consejos para empezar con buen pie una clase.

Comenzar con buen pie una clase es un aspecto que todos los docentes debemos tener muy en cuenta. Suena el timbre o la sirena y es la señal del comienzo de una nueva clase lectiva. Pues bien, el inicio de una sesión lectiva es, posiblemente, uno de los momentos más delicados con el que nos podemos encontrar los docentes.


Para comenzar con buen pie una clase, os quiero dar cinco recomendaciones muy sencillas que creo que facilitará, y mucho, el éxito de vuestra sesión. Sé que no es lo mismo que suene el timbre a primera hora de la mañana, después del patio o a última hora. Pero, independientemente de la hora en que nos toca dar clase, es bueno que tengáis en cuentas estos aspectos e intentar no variar vuestra rutina:

1-Sé puntual. Sin duda la puntualidad es un elemento clave para empezar con buen pie una clase. Sé que no siempre es fácil llegar muy puntual, porque en muchas ocasiones debemos desplazarnos de una clase a otra. Sin embargo, en otras ocasiones esperamos a que suene el timbre para ir al lavabo, beber agua, buscar nuestro material escolar, apurar el café, etc. Esto provoca que lleguemos precipitadamente a clase y hayan pasado entre cinco o diez minutos. Todo este tiempo que perdemos antes de llegar al aula es un tiempo que después nos costará recuperar una vez estemos dentro. Tampoco hay que olvidar que buena parte de los conflictos que se producen en el aula se producen justo al inicio o al final de las sesiones lectivas, en ese impás en el que el aula se queda momentáneamente sin profesor.

2-Saluda. Cuando entremos en clase debemos empezar con un saludo a nuestros alumnos. Debe ser un saludo enérgico y que conlleve una fuerte actitud postural. Además de demostrarles respeto y educación, ayuda a que los alumnos que suelen estar a veces de pie o en las taquillas oigan nuestra voz e interioricen que hemos llegado a clase. Recordad también que vuestro saludo debe implicar una respuesta de todo el alumnado. Insistid en las primeras clases del curso y después veréis como es muy fácil llevarlo a cabo.

3-Evita sentarte. Como a veces no es suficiente con saludar y que nos devuelvan el saludo, yo os recomiendo que, al llegar a clase, no os sentéis inmediatamente en vuestra silla. Normalmente, la mesa y la silla del profesor suele estar en una esquina del aula. Si os sentáis en seguida os pasará que una parte de los alumnos no os verá, seréis invisibles, y no tendrá la conciencia de que la clase ha empezado. Hay que hacerse visible. Es importante que vuestros alumnos capten vuestro saludo y además vuestra presencia en el aula. Colocaos en el centro de la misma o id avanzando por los pasillos del aula. El alumno rápidamente interiorizará que estáis ahí y que la clase ha comenzado.

4-Evita gritar. Otro de los errores que cometemos es aumentar el tono de voz durante los primeros minutos de clase. Debéis evitarlo, y para ello os recomiendo algo tan sencillo como empezar a hablar siempre de pie y centrados en el aula con vuestro tono de voz normal. Es sorprendente como a los pocos segundos el ruido ensordecedor de los primeros minutos va desapareciendo. Los ruidos se transforman en murmullos y los murmullos en silencio.


5-Di lo que trabajarás en tu sesión lectiva. Es muy importante que, una vez hayas conseguido un clima de silencio adecuado, expliques muy brevemente qué tienes pensado trabajar durante la sesión lectiva. Puedes hacerlo de varias maneras: de viva voz, escribiéndolo en la pizarra tradicional o proyectarlo en la pizarra digital. Si explicas lo que harás durante la sesión lectiva, le estás diciendo al alumno que la clase no es una improvisación, que sabes perfectamente lo que se trabajará en todo momento. Esto te dará seguridad y hará que los alumnos no te cuestionen lo que tienes programado para ese día. No olvides el valor de la palabra, sobre todo, el de la palabra escrita.

Estas son algunas de las pautas que te aconsejo para comenzar con buen pie una clase. Habréis comprobado que no son para nada difíciles de llevar a cabo y sus resultados son realmente positivos. Sólo me resta animaros a que pongáis en práctica estos consejos y compartáis vuestras opiniones al respecto.

5-concejos-para-comenzar-con-buen-pie-una-clase1

Fuente: http://justificaturespuesta.com/

  • Enlaces sociales:

Dejar una respuesta