Vivimos en una época de falta de vocaciones, dónde muchas veces lo más importante para algunos maestros es encontrar un trabajo, el que sea, por encima de todo, o simplemente…

8 Características de un Gran Maestro

8 Características de un Gran Maestro

Vivimos en una época de falta de vocaciones, dónde muchas veces lo más importante para algunos maestros es encontrar un trabajo, el que sea, por encima de todo, o simplemente ganar un sueldo. Pero debemos tener en cuenta que frente a esto, existen maestros entregados y de aspirantes a magisterios que muy aparte de obtener un trabajo académico, por así decirlo, se preocupan por el bienestar de sus estudiantes, lo cual, es digno de admiración.

Algo importante que se debe comprender es que dentro de cualquier institución educativa, son los estudiantes, a quienes los maestros deben transferirles sus conocimientos para que de esta forma ellos puedan llegar a la excelencia académica.

Por lo cual en el artículo de hoy se detallan 8 características de un gran maestro.

1. Demuestran confianza

La confianza mientras se enseña puede significar muchas cosas, puede ir desde tener confianza en su conocimiento del material aprendido hasta tener confianza en que su habilidad para la enseñanza es insuperable.
Es la confianza de que sabes que estás en el lugar correcto haciendo lo que quieres hacer y que no importa lo que pase, tener ese tiempo para pasar con aquellos jóvenes estudiantes será beneficioso tanto para ellos como para ti. Está claro para los estudiantes cuando los maestros expresan este sentimiento. Trabajar en las instituciones educativas es difícil y estresante, y también inmensamente gratificante. Pero si no estás seguro de que estás en el lugar correcto cuando estás enseñando, probablemente no lo estés.

2. Tienen experiencia de vida

Tener algo de experiencia de vida fuera del aula y fuera del ámbito de la educación es invaluable para contextualizar el aprendizaje y mantener las actividades escolares en perspectiva, por ejemplo aquellos docentes que han viajado, han trabajado en otros campos, han practicado deportes de alto nivel o disfrutado de otras experiencias de vida que aporten a su profesión.
Los educadores que han dedicado mucho tiempo y energía en actividades alternativas llegan a la profesión con un profundo entendimiento de como el aprendizaje impartido en la institución educativa servirá para la vida diaria.

3. Entienden la motivación de cada estudiante

Así como cada estudiante tiene un conjunto diferente de intereses, cada estudiante tendrá un conjunto de motivadores correspondientemente diferente. Muchos o la mayoría de los estudiantes podrán conciliar su propia visión y ambición con lo que está sucediendo en la clase y tomar la motivación de esa relación. Lamentablemente, algunos estudiantes dependerán simplemente de motivadores externos, pero, lo que es peor, todos nos hemos encontrado con estudiantes que realmente no pueden encontrar una relación entre lo que los motiva y lo que está sucediendo en el aula a su alrededor.

Estos estudiantes corren el riesgo de desconectarse por completo. Aquí es donde el maestro conoce a cada uno de sus alumnos y los ayuda a contextualizar el trabajo que están haciendo para permitir que el estudiante establezca una conexión con algo que le interese. Los maestros que no pueden ayudar a los alumnos a establecer esta conexión deben reconsiderar lo que está sucediendo.

4. Son personas, no héroes.

Sí, todos los maestros son héroes pero bien, algunos profesores todavía tienen problemas para mostrar cualquier tipo de vulnerabilidad. Estos maestros gastarán cantidades inmensas de energía ocultando el hecho de que están frustrados por algo, que están molestos o incluso enojados. Pero los maestros que se conectan genuinamente con los estudiantes son quienes no tienen miedo de mostrar emociones en clase, y admiten sus errores.

5. Son tecnológicamente capaces

A medida que pasa el tiempo, la afirmación “Pero no soy muy bueno con _________.” (Con cualquier dispositivo tecnológico) como “Pero no soy muy bueno con un teléfono”.

El único momento en que el sentimiento anterior es aceptable es si es seguido inmediatamente por “… ¡pero estoy dispuesto a aprender!” Después de todo, no aceptaríamos tales racionalizaciones débiles de los estudiantes con respecto a su trabajo.

6. Modelo de toma de riesgos

Alentamos a nuestros estudiantes a tomar riesgos; a todos nos gustaría tomar riesgos, pero seamos honestos, muchos maestros no toman riesgos de forma natural. Este punto va de la mano con la vulnerabilidad, el maestro que está dispuesto a desquitarse, probar algo nuevo, ser “loco” (en nombre de la pedagogía) se gana el respeto de los estudiantes, incluso si aquellos colegas parezcan decir algo diferente.

No importa el éxito o el fracaso del riesgo asumido, la experiencia será memorable para los estudiantes de esa clase, ¿y no es eso lo que estamos buscando? Después de todo, es el estudiante quien debe sentirse cómodo y a gusto en el salón de clase.

7. Se enfocan en cosas importantes

Que se preocupe por quién llega tarde a clase, recolectando cada pequeña pieza de trabajo para “juntar notas” o pasar demasiado tiempo dando conferencias para “cubrir el material”, no existen formas de distraer a los maestros de lo que es importante. Los maestros fuertes saben que cosas como la tardanza o la ausencia en clase generalmente son síntomas de problemas mayores y, como tales, invertir un tiempo tratando de “arreglarlos” es digno de respetar y admirar.

También entienden que, la evaluación eficiente significa eliminar el trabajo ocupado al tiempo que facilitan la retroalimentación, y que involucrar a los estudiantes, conectar el material con sus intereses y pasiones, es la forma más segura de maximizar el aprendizaje. Los maestros fuertes se mantienen enfocados en lo que es importante por el bien de sus alumnos.

8. No se preocupan demasiado por lo que piensan las autoridades

Este rasgo está relacionado con muchos de los otros mencionados anteriormente. Los maestros fuertes hacen su trabajo sin preocuparse demasiado por “lo que pensará el director”. Tomarán riesgos, sus clases pueden ser ruidosas o desordenadas, o ambas cosas. Sus actividades pueden terminar rompiendo algo (generalmente las reglas) para despertar emoción o compromiso.

Entienden que el aprendizaje no es una actividad ordenada y que adherirse demasiado a las reglas y rutinas puede drenar de los estudiantes la curiosidad natural, la espontaneidad y la pasión que traen a la escuela.

A continuacion, compartimos un corto video acerca de las principales caracteristicas de un buen docente:

Review Overview
    Puntaje Total

    Vivimos en una época de falta de vocaciones, dónde muchas veces lo más importante para algunos maestros es encontrar un trabajo, el que sea, por encima de todo, o simplemente ganar un sueldo. Pero debemos tener en cuenta que frente a esto, existen maestros entregados y de aspirantes a magisterios que muy aparte de obtener un trabajo académico, por así decirlo, se preocupan por el bienestar de sus estudiantes, lo cual, es digno de admiración.

    • Enlaces sociales:

    Dejar una respuesta